“Sometimes it’s good to have cake for no reason at all”.

Con un rompedor comienzo y sonado debut cinematográfico con su film Tangerine, una película franca y divertida sobre la experiencia transgénero, Sean Baker se convirtió en la mejor opción para dirigir un corto para la firma Kenzo, a finales del año pasado.

Al igual que Tangerine, Snowbird fue escrita por Baker y grabada íntegramente con un IPhone, una lente ajustable y la aplicación FilmicPro. ¿El resultado? Un tierno relato sobre el paso del tiempo repleto de largos planos de Slab City, un desértico escenario de las Badlands en California. Este remoto paraje es el hogar de una comunidad nómada que emigra de norte a sur con la llegada del frío: los snowbirds.

La modelo y actriz Abbey Lee protagoniza un film en el que recorre grandes y apabullantes paisajes mientras visita varios personajes de la comunidad (algunos de los cuales son habitantes de Slab City en la vida real) ofreciéndoles un trozo de tarta. Es una conmovedora historia en la que algo tan superficial como la vestimenta se convierte en algo secundario. No te pierdas su sorprendente y emocionante final.