Tales of the Wild es una serie de fashion films documentales hechos por Arthur de Kersauson & Clement Beauvais para Dior que presentan un extraordinario viaje a las vidas de cuatro hombres auténticos que abrazan la filosofía de Sauvage (el nuevo perfume de Dior), en la vida real. Estos cuatro personajes persiguen una búsqueda de la libertad y su significado, cada uno gobernado por el deseo de transmitir su propia pasión.

¿Qué significa ser ‘Salvaje’ hoy en día?, ese es el punto de partida para estos cuatro fashion films. Protagonizados por Harrison Roach, Jakob von Plessen, Arthur Van Der Putten, y Ethan Pringle — cuatro inspiradores personajes que han decidido cambiar radicalmente el curso de sus vidas y volver a conectar con la naturaleza en lugares excepcionales por todo el mundo.

Solace – Episodio 1
Harrison Roach
Lejos de la industria de negocios del surf y de las competiciones, Harrison fue capaz de hacer una vida a partir de su pasión; el surf se convirtió en su estilo de vida. Todos los días, conduce a solas durante cientos de millas y se enfrenta a algunas de las especies más peligrosas del mundo, en busca de una ola que solo surfea él. Este es su diálogo espiritual con el océano.

Gaucho – Episode 2
Jakob Von Plessen
Hijo de familia austriaca, criado en Argentina, Jakob dejó lo que sus padres tenían planeado para él, para dibujar su propio camino, un destino entre caballos. En el corazón del impresionante paisaje de la Patagonia, siguió el camino de sus héroes de la infancia, y ahora trabaja como guía para los que quieren explorar esta forma de vida.

Aizkolari – Episode 3
Arthur Van Der Putten
Atraído por el País Vasco, Arthur dejó su trabajo en París para construir su vida en paisajes majestuosos, entre las montañas y el mar. Él se dedica a preservar las tradiciones ancestrales de la «Fuerza vasca,» un conjunto de desafíos físicos (cortar leña, levantamiento de piedras, etc.) que realiza para empujar sus límites y compartir su pasión.

El Capitan – Episode 4
Ethan Pringle
Viviendo en San Francisco, Ethan sintió la necesidad de salir y enfrentarse a sí mismo en las montañas. De una forma impresionantemente valiente y elegante, escala los legendarios acantilados de Yosemite en California con sus manos desnudas. Inherente a la conquista de nuevas rutas está el deseo de alcanzar un nivel físico y espiritual superior.